Videovigilancia en parkings

Controla tu aparcamiento

Videovigilancia en parkings

 

Las cámaras en parkings públicos son indispensables por un motivo muy sencillo de comprender, son lugares donde con frecuencia se producen accidentes varios, que pueden involucrar a los vehículos aparcados, así como a los dueños de los mismos.

Con la videovigilancia en parkings conocerás en cualquier momento todo lo que acontece en ellos. Ello implica conocer la cantidad de espacios libres que hay disponibles, y hacerlo saber a las personas que buscan un lugar para estacionar.

videovigilancia en parkings

Manejo e importancia

El número de cámaras que habrá en un parking dependerá del tamaño del mismo. Lo más importante es tener cada rincón vigilado por una cámara, porque cualquier punto ciego representa una falla en el sistema de vigilancia, y el mismo podría ser aprovechado por cualquiera. Además, las cámaras estarán conectadas a una sala de control en la cual los encargados vigilarán el lugar y harán saber de cualquier anormalidad a los demás trabajadores.

Son muy útiles también para mantener el conteo de los espacios libres en los parkings que no poseen un sistema de conteo de aforo. Las cámaras están colocadas de tal forma que se vea cada uno de los puestos del lugar y así es posible saber cuántos espacios quedan libres y cuántos están ocupados.

Del mismo modo sirve para mantener vigilado el lugar, porque al tratarse de cámaras en vivo, las imágenes que transmiten representan lo que está pasando en cada instante. Por ejemplo, si quien está vigilando las cámaras nota a una persona sospechosa andando por el parking, puede contactar con la seguridad y darles la localización para que sea atrapado.

Si alguien está tratando de robar un vehículo se le puede atrapar en mitad del acto. También se podría informar al personal de una agresión contra otra persona o cualquier situación que pueda parecer peligrosa para alguien o para el estado de los vehículos en el parking.

La videovigilancia en parkings es un método de seguridad que ayuda a mantener el orden sin necesitar de personal directo vigilando el área. Solamente hacen falta las cámaras, alguien vigilando las mismas y personal que atienda a cualquier llamada por parte de quien vigila las cámaras. 

Contactar a los servicios de emergencia resultará más fácil de este modo, debido a que se podrá informar de la situación actual a tiempo real y quedará evidencia de esta almacenada en la memoria de las cámaras.

La videovigilancia en parkings es un método casi infalible para mantener el orden en cualquier tipo de aparcamiento, tanto si se presentan situaciones que pongan en peligro la integridad de las personas dentro o fuera de los autos, como para mantener un conteo de las plazas de aparcamiento libres y ocupadas, evitando así viajes innecesarios a los conductores que buscan un lugar donde estacionar, pudiendo  ser una tarea en vano si no hay ninguno.

Instalación y tipos

 

Tener cámaras de videovigilancia en parkings es la mejor opción para aumentar la seguridad del lugar, al igual que la de quienes los usan y sus vehículos. Se puede obtener una visión expandida del área desde un punto de control seguro, y contactar para buscar ayuda en caso de ser necesaria, ya sea la misma seguridad o los servicios de emergencia, dependiendo de la situación que se presente.

Pero un detalle de enorme importancia es que, para que realmente cumplan con su labor de forma eficaz, es necesario colocarlas en puntos estratégicos. Estos deben cubrir una buena parte de la zona, para así maximizar la vigilancia y evitar los puntos ciegos. Deben asimismo ser colocadas en lugares altos para evitar que sean fáciles de alcanzar y destruir. También deberán estar vinculadas a un ordenador o dispositivo móvil para poder obtener cada punto de vista de éstas.

Por su parte, las cámaras de seguridad ocultas son un clásico, se pueden hacer pasar por objetos comunes de los cuales nadie sospecharía y aun así funcionar como una cámara de seguridad normal.

Otra opción son las cámaras de seguridad inalámbricas Wi-Fi IP que poseen una configuración flexible y son fáciles de instalar y usar, lo suficiente como para dejar a cargo a alguien con mínimos conocimientos técnicos en informática. Es pequeña y difícil de notar.

Una alternativa de la videovigilancia en parkings lo son  las cámaras de seguridad infrarrojas. Esta no es una opción muy convencional dado que las imágenes no son captadas de igual forma que una cámara común. La razón es que esa cámara solamente capta las señales infrarrojas y no la imagen en sí misma. Pero exactamente ello es lo que la vuelve útil, sobre todo en las áreas con poca luz y en medio de la noche. Puede grabar en blanco y negro, incluso en plena oscuridad, algo que las cámaras comunes no pueden. Al mismo tiempo cubren los puntos ciegos de las cámaras de seguridad normales, captando imágenes cuando falte luz.

Videovigilancia en garajes de Comunidades de vecinos