Videovigilancia en comunidades de vecinos

Empleamos cámaras de videovigilancia en comunidades de vecinos de última tecnología de las marcas líderes en el mercado

El uso de cámaras de videovigilancia en comunidades de vecinos va más allá de un modo de evitar robos o actos violentos. La videovigilancia ha evolucionado hasta convertirse en una herramienta indispensable para disuadir y recopilar pruebas de todo tipo.

Y en una comunidad de vecinos o comunidad de propietarios, donde los intereses de todos los habitantes se encuentran mezclados unos con los otros, es más que lógico optar por un sistema eficiente con el cual sea posible respaldar las zonas comunes.

En las zonas comunes ocurren toda clase de accidentes o situaciones que necesitan ser grabadas y analizadas con posterioridad. Razón por la cual, los habitantes deben estar conscientes del impacto que una instalación de esta índole podrá representar en sí misma.

Videovigilancia en Comunidades de vecinos

¿Qué ventajas incluye la instalación de sistemas de videovigilancia en comunidades de vecinos?

En una comunidad de vecinos se compartirá espacios como los descansillos de las escaleras, las zonas infantiles, el portal, trasteros, etc. Debido a la gran cantidad de afluencia que tendrán los mismos, pueden ser objeto de daños, así como que se trata de espacios donde pueden entrar sin permiso desconocidos.

Instalando cámaras de videovigilancia en comunidades de vecinos, estos últimos podrán estar más tranquilos porque hará considerar más de dos veces  a aquellos intrusos de deseen entrar. También quienes dañen por voluntad o accidente alguna de estas localizaciones, será identificado por las imágenes grabadas.

Al tener conciencia en la comunidad de vecinos de que todo está siendo grabado, se tendrá más cuidado en general para no obrar mal en los espacios compartidos. Con sistemas de videovigilancia en comunidades de vecinos se puede evitar el robo entre vecinos de trasteros, por ejemplo, así como roturas de múltiples tipos. En general, se tendrá más cuidado en conservar estas áreas.

De esta manera los costes en reparaciones, limpiezas, roturas, etcétera, irán disminuyendo. Incluso aquellos costes invertidos para verificar robos y enmendar las consecuencias del mismo.

Los vecinos poco colaborativos son comunes en casi todas las comunidades. Siempre existirá aquel vecino que tiene a sus cercanos asustados o que ensucia las zonas en común sin consideración alguna. Porque ciertamente abundan aquellas personas que no recogen las necesidades de sus mascotas o llegan al extremo de romper buzones.

Sin embargo, con la instalación de cámaras de videovigilancia en comunidades de vecinos, éstos no podrán negar más sus faltas y tendrán que enfrentarse a ellas. Se tendrán pruebas directas acerca de su conducta, lo que aportará un gran alivio en general para la comunidad. Con las pruebas a disposición de la comunidad de propietarios se podrá proceder a denunciarlos.

Asimismo con la instalación de sistemas de videovigilancia en comunidades de vecinos se tendrá material de apoyo para cuando acontezcan delitos como robos, acosos o agresiones para poder sustentar una investigación de los sucesos. Además de establecer una posterior denuncia.

Una imagen vale más que mil palabras y con esta clase de material se tendrá a favor la verdad para así poder esclarecer lo ocurrido. Por lo que disponer de cámaras de videovigilancia en comunidades de vecinos representará un antes y un después en la manera en la que una comunidad de vecinos funciona.

Videovigilancia en garajes de comunidades de vecinos

Videovigilancia en garajes de Comunidades de vecinos

La presencia de cámaras de videovigilancia en garajes está siendo una práctica cada vez más difundida en las comunidades de vecinos o comunidades de propietarios. Y tiene mucho sentido porque vivir en un comunidad con una buena ubicación no es una garantía de que se estará exento de ciertos accidentes o expuesto a ciertas conductas no deseables de algún vecino.

Por lo que poseer cámaras con este propósito supondrá una protección extra, así como un reconocimiento conciso ante cualquier acto vandálico, los cuales son más comunes de lo que se cree en las comunidades de vecinos.

¿Que ventajas existen para su instalación?

En primer lugar hace falta deshacerse de la idea de que los sistemas de cámaras de videovigilancia son exclusivas de grandes comunidades de vecinos o urbanizaciones. El motivo es que en la actualidad, sin importar qué pequeña sea la comunidad o la urbanización, un sistema de este tipo está diseñado para hacer maravillas sobre la seguridad, siendo la más notoria el cubrir las 24 horas del día todo lo que ocurre en los garajes. Un garaje es una zona de gran importancia para las comunidades de propietarios porque en ellos se guardan los coches y los peligros a los que éstos se exponen son altos.

Desde robos de piezas hasta arañazos, de todo un poco puede sufrir un vehículo en condiciones desprotegidas. Por lo que mantener siempre grabando lo que ocurre en estos espacios será una gran ventaja a favor. Los culpables no podrán negar su participación al ser "atrapados" en la grabación.

También es bastante recurrente que en lugar de temer a que desconocidos roben o dañen los coches, se tenga que entre los mismos vecinos esto ocurra. Las historias de vecinos arañando con intención o por accidente los coches de otros vecinos o la rotura de ciertas piezas, son frecuentes.

Pero el tener un sistema de vigilancia que estará grabando siempre servirá en ambos sentidos. Con su efecto disuasorio el vecino que desee cometer alguno de estos actos bandalicos lo más probable es que no lo hará por estar siendo vigilado. Y en el mismo sentido, se tendrá mayor cuidado en las formas de maniobrar para evitar daños y similares a los coches de los otros vecinos.

Si bien la instalación de cámaras de videovigilancia en comunidades de vecinos pretende la protección de los vecinos y sus coches y motos, la intimidad es otra preocupación frecuente en estos espacios. Pero ello no debe ser motivo para su no instalación, siempre que la comunidad de propietarios señale de forma correcta aquellas zonas que están siendo videovigiladas. Los carteles informativos con información sobre la empresa responsable por las imágenes grabadas son necesarios en estos casos.

Una señalización adecuada será suficiente para conocer hasta que punto o no se está siendo grabado.

No obstante, hay que recordar que la instalación de cámaras de vigilancia en los garajes de una comunidad de vecinos, pretende ser una herramienta para la tranquilidad de todos los habitantes, no un objeto de discusión.